10 cosas que no sabías sobre el VIH/Sida.

El VIH es el principal factor de riesgo de tuberculosis activa

LaSalud.mx .- En 2018 se calculaba que el 9% de los 10 millones de personas con tuberculosis tenían VIH. Ese mismo año murieron de tuberculosis aproximadamente 251,000 personas con VIH, el 84% de ellas en la región de África.

El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) infecta las células del sistema inmunitario
La infección causa un deterioro progresivo del sistema inmunitario y
merma la capacidad del organismo para combatir algunas infecciones
y otras enfermedades. El sida (síndrome de inmunodeficiencia
adquirida) se refiere a las etapas más avanzadas de la infección por
el VIH y se define por la aparición de una o varias infecciones oportunistas
o tipos de cáncer conexos de una veintena de posibilidades.

El VIH se puede transmitir de varias formas
El VIH se puede transmitir por: vía materno filial durante el embarazo, el parto y la lactancia; relaciones sexuales sin protección (vaginales o anales) u relaciones sexuales orales con una persona infectada; transfusiones de sangre o productos sanguíneos contaminados o trasplante de tejido contaminado; el intercambio de soluciones o equipo de inyección (agujas, jeringas) o de equipo utilizado para tatuar que estén contaminados; el uso de equipo quirúrgico y otros instrumentos cortopunzantes contaminados.

En el mundo hay 38 millones de personas infectadas por el VIH
Se calcula que en todo el mundo 38 (31,6 a 44,5) millones de personas estaban infectadas por el VIH en 2019, de las que 1,8 (1,3-2,2) millones eran niños. La gran mayoría de las personas infectadas por el VIH viven en países de ingresos bajos y medianos. Se calcula que en 2019 se produjeron 1,7 (1,2-2,2) millones de nuevas infecciones por VIH. Casi 33 millones de personas han fallecido por causas relacionadas con el VIH hasta el momento, 690,000 (500,000–970,000) de ellas en 2019.

Existen varias formas de prevenir la transmisión del VIH
• Adoptar prácticas sexuales seguras, como el uso de preservativos.
• Someterse a pruebas de detección y al tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual, en particular la de VIH, para prevenir la transmisión del virus.
• Evitar inyectarse drogas o, en caso de hacerlo, utilizar siempre agujas y jeringas estériles.
• Verificar que la sangre o los productos sanguíneos que se necesiten se hayan sometido a pruebas de detección del VIH.
• Acceder a la circuncisión masculina médica voluntaria en caso de vivir en uno de los 15 países africanos en los que se promueve esa intervención.
• Si se tiene el VIH, iniciar el tratamiento antirretroviral lo antes posible en beneficio propio y para prevenir la transmisión del VIH a parejas sexuales o con las que se consumen drogas o a los hijos (en el caso de mujeres embarazadas o madres lactantes).
• Utilizar profilaxis preventiva antes de adoptar un comportamiento de alto riesgo; exigir profilaxis posterior a la exposición si existe riesgo de exposición al VIH en entornos ocupacionales o de otro tipo.


El tratamiento con una combinación de antirretrovirales evita que el VIH se multiplique en el organismo.


Si se detiene la reproducción del virus, las células del sistema inmunitario pueden vivir más tiempo y proteger al organismo de las infecciones. Si el tratamiento antirretroviral es eficaz, se reduce la carga viral (la cantidad de virus que hay en el organismo), lo que disminuye en gran medida el riesgo de transmitir el VIH a la pareja sexual. Si en una pareja la persona infectada recibe un tratamiento antirretroviral eficaz, la probabilidad de transmisión sexual a la persona que no está infectada puede reducirse hasta en un 96%. La ampliación de la cobertura del tratamiento contra el VIH contribuye a la labor de prevención de la infección.

A finales de 2019, 25.4 millones de personas en todo el mundo recibían tratamiento antirretroviral.


De estas, casi 23.5 millones vivían en países de ingresos bajos y medianos. En 2016, la OMS publicó la segunda edición de sus directrices unificadas sobre el uso de los medicamentos antirretrovirales para el tratamiento y la prevención de la infección por el VIH. En ellas se presentan nuevas recomendaciones, como la de ofrecer tratamientos de por vida a todos
los niños, adolescentes y adultos seropositivos, incluidas todas las mujeres embarazadas y madres lactantes, independientemente del recuento de CD4, lo antes posible después de su diagnóstico. La OMS también ha ampliado sus recomendaciones anteriores a fin de ofrecer profilaxis preventiva
contra el VIH a determinadas personas que corren un riesgo considerable de resultar infectadas. También se recomiendan otros regímenes de tratamiento de elección.

Las pruebas de detección del VIH pueden contribuir a garantizar el tratamiento a quienes lo necesitan.


El acceso a las pruebas de detección del VIH y a los medicamentos para su tratamiento debería acelerarse drásticamente para poder alcanzar el objetivo de poner el fin al Sida a más tardar en 2030. Las pruebas de detección del VIH siguen teniendo un alcance restringido: se estima que el 19% de las personas infectadas por el VIH ( 7.1 millones) todavía no han
sido diagnosticadas. La OMS recomienda enfoques innovadores, como pruebas que se realizan los propios pacientes y la notificación a la pareja sexual, para fomentar los servicios de pruebas de detección entre las personas que todavía no han sido diagnosticadas.

Se calcula que hay 1.8 millones de niños con VIH
Según las cifras de 2019, la mayoría de esos niños viven en el África subsahariana y se infectaron por vía materna durante el embarazo, el parto o la lactancia. Cerca de 150,000 (94,000-240,000) niños contrajeron la infección en 2019 en todo el mundo.

La eliminación de la transmisión maternofilial del VIH se está haciendo realidad
El acceso a intervenciones preventivas sigue siendo limitado en muchos países de ingresos bajos y medios. No obstante, se ha avanzado en algunos ámbitos, como en la prevención de la transmisión maternofilial y la supervivencia de las madres.

En 2019, el 85% de todas las mujeres embarazadas con VIH en todo el mundo, es decir, 1.1 millones de mujeres, recibió antirretrovirales. Cuba se convirtió en 2015 en el primer país del mundo en recibir el reconocimiento de la OMS por haber eliminado la transmisión maternofilial del VIH y la sífilis. A finales de 2019 se había validado en 12 países la eliminación de la transmisión maternofilial del VIH.