Algunas vacunas contra el coronavirus pueden provocar vulnerabilidad ante el sida

La revista Science advierte que una cepa modificada que usan algunas vacunas anticovid provocó en 2007 riesgo de contraer el sida.

Algunas de las vacunas que desarrollan las principales farmacéuticas para hacer frente al coronavirus podrían provocar vulnerabilidad ante el sida. Esta es la advertencia que ha lanzado este lunes la revista Science basándose en las teorías de un grupo de investigadores que ya en 2007 descubrieron que una vacuna experimental contra el VIH ocasionó un incremento en el riesgo de contraer sida en algunas personas.

Las preocupaciones de estos científicos se trasladan hoy a la carrera de la vacuna contra la Covid-19, principalmente porque algunas de las farmacéuticas candidatas, como es el caso de Astrazeneca o Johnson & Johnson, desarrollan las últimas etapas de su investigación en regiones que ya han sufrido epidemias de VIH, como en Sudáfrica.

El origen de este problema radica en una cepa modificada conocida como adenovirus 5 (Ad5), que transporta el gen de la proteína de superficie del virus que causa el sida. Un análisis descubrió que las personas que habían sido infectadas naturalmente con Ad5 antes de recibir la vacuna se volvieron especialmente vulnerables a esta infección.

Y ahora la revista científica advierte que en cuatro vacunas Covid-19 que se encuentran actualmente en ensayos clínicos “el Ad5 actúa de manera similar como vector para transportar el gen de la proteína de superficie del SARS-CoV-2, la causa viral de la pandemia”, por lo que teme que pueda tener el mismo efecto negativo.

Una enfermera del centro hospitalario prepara este sábado una bolsa de Remdesivir, medicamento utilizado para combatir la Covid-19 / EFE

Las vacunas de China y Rusia se basan en la cepa adenovirus 5
Tanto Rusia como China utilizan en sus vacunas la problemática cepa Ad5. En concreto, el laboratorio chino Cansino Biologics es el que más la ha desarrollado. En un informe de The Lancet publicado en mayo, los investigadores de la compañía reconocieron la posibilidad “controvertida” de que su vector aumentara el riesgo de infección por VIH y aseguraron que permanecerían atentos en los ensayos clínicos.

Science explica que China ya ha aprobado una vacuna que utiliza el vector Ad5 de esta farmacéutica contra el ébola. Yu Xuefeng, director ejecutivo, ha explicado en declaraciones a esta revista que el riesgo de una mayor susceptibilidad al VIH puede limitarse a las vacunas Ad5 que producen una proteína del sida. “Aún no hay una respuesta clara. Ciertamente no hemos visto nada con la vacuna contra el ébola”, ha afirmado.

Por otro lado, Science también señala al Instituto de Investigación Gamaleya de Rusia, fabricante de la vacuna Sputnik V que se distribuye por el país de forma masiva, como uno de los candidatos que combina en sus vacunas vectores Ad5 y Ad26.