Buscan mejorar diagnóstico y manejo de la histoplasmosis, que afecta a más de 15.000 personas con VIH cada año en las Américas

Asimismo, la infección causa 4.500 muertes anuales que podrían prevenirse con una disponibilidad amplia de pruebas diagnósticas rápidas y tratamiento oportuno

Ginebra/Washington, DC, 13 de julio de 2020 (OPS/OMS)- Una nueva guía lanzada por la Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) busca mejorar el diagnóstico y tratamiento de la histoplasmosis, una infección causada por un hongo, que afecta a 15.600 personas que viven con VIH en la región de las Américas cada año y provoca 4.500 muertes anuales.

“La histoplasmosis, como la tuberculosis y otras enfermedades, se aprovechan del sistema inmunitario debilitado de las personas que viven con VIH provocando muertes que se pueden evitar”, afirmó el jefe de la Unidad de VIH, Tuberculosis (TB) y Hepatitis Virales de la OPS, Massimo Ghidinelli. “Necesitamos que las últimas pruebas de diagnóstico de confirmación rápida y precisa, y los tratamientos óptimos estén ampliamente disponibles para todos los que los necesitan y en todas partes”.

La histoplasmosis es una enfermedad causada por el hongo Histoplasma capsulatum. A menudo afecta a personas con inmunidad alterada, incluidas quienes viven con el VIH, entre las cuales presenta síntomas no específicos que pueden ser indistinguibles de los de otras enfermedades infecciosas, especialmente la TB, lo que complica el diagnóstico y el tratamiento.

La Guía para diagnosticar y manejar la histoplasmosis diseminada entre personas que viven con VIH tiene como objetivo proporcionar recomendaciones para mejorar la capacidad de diagnosticar, tratar y manejar los casos de la infección entre el personal de salud de la Región.

Esta enfermedad es altamente endémica en algunas regiones de América del Norte, América Central y América del Sur y también se informa en ciertos países de Asia y África.

La histoplasmosis es una de las infecciones oportunistas más frecuentes causadas por hongos patógenos entre las personas que viven con el VIH en las Américas y puede ser responsable del 5 al 15% de las muertes relacionadas con el sida cada año en esta región.

Como el resto del mundo, América Latina y el Caribe han avanzado en la lucha contra el VIH/sida y ampliado el acceso al diagnóstico y tratamiento. Se estima que el 79% de las personas que viven con el VIH en la región conocían su estado y el 61% estaban recibiendo tratamiento en 2018. A pesar de este progreso, 41.000 personas murieron por causas relacionadas con el VIH en el 2018, una disminución del 19% de 2010 a 2018.

Para que América Latina y el Caribe alcance el objetivo regional de que menos de 19.000 personas mueran anualmente por causas relacionadas con el VIH, los países deben mejorar su capacidad de diagnosticar más temprano el VIH (más de 30% de los diagnosticados presentaron una infección avanzada), ofrecer un inicio rápido del tratamiento antirretroviral a todas las personas con la infección, sin tener en cuenta su estado inmunitario, y abordar las causas más comunes de enfermedad y muerte en esta población, entre ellas, la histoplasmosis.