Cómo avanzar en la prevención y atención del VIH.

El 2020 era un año clave para conocer los avances en las metas “90-90-90” con miras a un “2030 sin Sida”, pero la pandemia por Covid-19 retrasó los logros que como país, estábamos alcanzando en la respuesta al VIH.

Los desafíos que se nos vienen, son de diferentes niveles. Hay que retomar acciones que permitan a las personas acceder al test de VIH en espacios comunitarios y de salud primaria, lo cual se vio restringido por las disposiciones sanitarias del año pasado. Respecto de la atención y acceso a medicamentos, se debe mantener la decisión del Ministerio de Salud de entregar el Tratamiento Antirretroviral por dos o tres meses, evitando que los pacientes tengan que concurrir todos los meses a las farmacias de los hospitales y así prevenir los contagios por otras enfermedades, principalmente Covid-19.

Considerando que la pandemia aún no está controlada, es importante reprogramar los exámenes postergados durante el 2020 de quienes viven con la enfermedad, implementando una estrategia acelerada que permita cerrar esa brecha, lo que incidirá en disminuir el riesgo de transmisión de VIH por desconocimiento de la situación de salud.

Si bien una medida acertada fue la entrega de preservativos en las cajas de alimentos que se entregaron durante el período de cuarentena, es necesario avanzar en su distribución de manera gratuita y sin obstáculos a las comunidades más afectadas por el VIH y a la población que lo solicite. El condón sigue siendo el método preventivo más eficaz y de menor costo para prevenir VIH, Infecciones de Transmisión Sexual y embarazos no programados.

Chile tiene la gran oportunidad de ser el primer país en América Latina en alcanzar un “2030 sin Sida”, pero para eso es indispensable alinearse en el logro de las metas comprometidas a nivel global, tarea que depende de la voluntad de todos los actores involucrados en esta materia.

Comparta sus opiniones