Coronavirus usa la misma estrategia que el VIH para engañar la respuesta inmune del cuerpo

El nuevo coronavirus usa la misma estrategia para evadir el ataque del sistema inmune humano que el VIH, según un nuevo estudio realizado por científicos chinos.

Ambos virus eliminan las moléculas marcadoras en la superficie de una célula infectada que son utilizadas por el sistema inmune para identificar a los invasores, señalan los investigadores en un artículo no revisado aún, pero publicado en el sitio web de preimpresión bioRxiv.org.

El equipo de especialistas, liderado por el virólogo Zhang Hui, de la Universidad Sun Yat-sen en Guangzhou, China, advirtieron que esta similitud podría significar que Sars-CoV-2, el nombre clínico del virus, podría existir por algún tiempo, como el VIH.

Sus observaciones clínicas indican que coronavirus mostraba “algunas características de los virus que causan infección crónica”.

El nuevo coronavirus usa la misma estrategia para evadir el ataque del sistema inmune humano que el VIH, según un nuevo estudio realizado por científicos chinos.

La investigación involucró la recolección de células T (células inmunes producidas después de haber superado una infección) de cinco pacientes que se habían recuperado recientemente de Covid-19.

Pero las células T utilizadas en el estudio no fueron efectivas para eliminar el virus en las células infectadas. Cuando los científicos observaron más de cerca, descubrieron que faltaba una molécula conocida como complejo principal de histocompatibilidad, o MHC.

La molécula es una etiqueta de identificación generalmente presente en la membrana de una célula sana o en células enfermas infectadas por otros coronavirus como el síndrome respiratorio agudo severo o Sars. Cambia con las infecciones, alertando al sistema inmune si una célula está sana o infectada por un virus.

Proteína ORF8

El coronavirus elimina estos marcadores al producir una proteína conocida como ORF8, que se une a las moléculas de MHC, luego las atrae dentro de la célula infectada y las destruye, dijeron los investigadores.