Diseño de la próxima estrategia mundial sobre el sida de ONUSIDA

GINEBRA, 18 de septiembre de 2020Cuando quedan tan solo diez años para que se cumpla el plazo previsto para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre los que se incluye acabar con la epidemia de sida como amenaza de salud pública para 2030, ONUSIDA ya está trabajando para desarrollar la siguiente estrategia mundial sobre el sida. Dicha próxima estrategia, cuya adopción por parte de la Junta de Coordinación del ONUSIDA está prevista para marzo del año 2021, será una hoja de ruta dirigida a todos los países y socios respecto a la respuesta al sida, para que no se aparten del objetivo de acabar con esta epidemia.

La primera fase del desarrollo de la nueva estrategia tuvo lugar de mayo a agosto de 2020, cuando ONUSIDA llevó a cabo diferentes consultas y revisó la actual estrategia de ONUSIDA 2016-2021, así como su puesta en marcha. Entonces se consultó a más de 10 000 partes interesadas mediante una encuesta mundial en línea, entrevistas con informantes clave, debates de grupo en torno al tema y diferentes talleres. La revisión de pruebas por parte de ONUSIDA plantea importantes interrogantes con relación a qué está funcionando y qué más se puede hacer para mantener o ampliar todo aquello que está dando buenos resultados. Asimismo, invita a la reflexión en cuanto a dónde nos estamos quedando atrás y cómo podemos salvar las brechas y los obstáculos de cara a la siguiente estrategia mundial sobre el sida, con el fin de no perder la ambición ni el enfoque, así como de seguir actuando fundamentados en pruebas.

El 16 de septiembre de 2020, ONUSIDA tuvo una ronda de consultas online con distintas partes interesadas para hablar sobre la siguiente estrategia mundial sobre el sida. En dicho encuentro participaron más de 170 representantes de los Estados miembros, integrantes de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales y miembros del sector privado y académico, junto con representantes de los once copatrocinadores de ONUSIDA.  

«No podemos dar por sentado que se mantendrá la solidaridad mostrada con la respuesta al sida», subrayó Winnie Byanyima, Directora Ejecutiva de ONUSIDA. «No tenemos pensado reabrir debates en torno a cuestiones que pudieran hacernos retroceder. Queremos centrarnos en cómo avanzar en aquellas áreas y cuestiones a las que aún no hemos llegado. Necesitamos avanzar para reforzar el progreso, mejorar la urgencia en la respuesta al VIH y fortalecer la solidaridad mundial».        

La revisión de las pruebas y las consultas con relación a la estrategia llevadas a cabo por ONUSIDA hasta la fecha indican que las prioridades de la actual estrategia de ONUSIDA siguen siendo importantes, si bien se han de acelerar el progreso y los resultados en todos los países, contextos y grupos de población. Entre los aspectos que surgieron durante las consultas se encuentran los relacionados con el liderazgo y la financiación políticos, las alianzas y la responsabilidad, la COVID-19, los grupos de población clave, las chicas adolescentes y las mujeres jóvenes; las respuestas lideradas por la comunidad; la eliminación del estigma, la discriminación y las leyes punitivas; la especificidad regional; el VIH y la cobertura sanitaria universal; la multisectorialidad y las desigualdades.  

En las consultas con las distintas partes interesadas se profundizó más en estos 11 temas, gracias a lo cual se recibieron aportaciones sobre cómo amplificar los cambios, cómo pasar del compromiso a la acción y cómo medir y supervisar la acción para demostrar la responsabilidad esperada.

Los representantes de los Gobiernos pusieron énfasis en lo importante que es dar voz a los países y situarlos al frente del desarrollo de la nueva estrategia, tanto en el Gobierno como en las comunidades.  Los representantes de la sociedad civil insistieron en la necesidad de reforzar la capacitación y el liderazgo de los jóvenes, una gran área más deficitaria en la estrategia actual, con el fin de aprovechar todo el potencial de la comunicación, la educación y el desarrollo de la capacidad de las generaciones futuras. Por su parte, los representantes de las organizaciones internacionales subrayaron la gran relevancia de la siguiente estrategia de ONUSIDA para mantener y potenciar el compromiso de la comunidad, todo en coordinación con la nueva estrategia desarrollada por el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria.

El proceso para el desarrollo de la estrategia de ONUSIDA pasa ahora a una nueva fase, en la que se deben considerar nuevos aspectos que han surgido tras los encuentros y las reuniones de la Junta de Coordinación del ONUSIDA. Será en la 47.ª reunión de la Junta de Coordinación del ONUSIDA, en diciembre de 2020, donde se presentará el esbozo detallado y comentado de la que será la siguiente estrategia de ONUSIDA, la cual integrará los nuevos objetivos mundiales con relación al VIH para 2025 y las estimaciones en cuanto a necesidad de recursos.   La próxima estrategia mundial sobre el sida de ONUSIDA proporcionará un enlace fundamental para informar de los preparativos de cara a la próxima Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General sobre el Sida.