‘It’s a Sin’ provoca un aumento de las pruebas del VIH en Reino Unido.

Afortunadamente, It’s A Sines una serie de época. Han pasado ya muchas décadas desde que la pandemia del sida explotara en Occidente, con lo que el show de Russell T. Davies (Queer As Folk, Doctor Who) sobre sus estragos en Reino Unido durante los 80 parece un eco del pasado en vez de una cuestión apremiante. Sin embargo, el síndrome sigue estando ahí, y la serie ha ayudado a recordarlo.

La Terrence Higgins Trust, veterana asociación británica antisida, ha anunciado que las pruebas de detección del VIH en Reino Unido llegaron a un récord el 1 de febrero. Ese día se realizaron 8.200 tests, triplicando el récord anterior de análisis realizados en 24 horas. Esta ONG reconoce que la influencia de It’s A Sin entre el público ha sido determinante, especialmente de los spots lanzados durante la ‘Semana Nacional del Análisis de VIH’.

El músico Olly Alexander, uno de los protagonistas de la serie, ha celebrado esta noticia en una entrevista con la BBC. “Es fantástico ver esta reacción al show en tiempo real”, comenta.

La cadena pública de Reino Unido también comenta el caso de Nathaniel Hall, actor que también participa en la serie y que fue diagnosticado como seropositivo a los 17 años. Hall, que solo había tenido sexo una vez antes de recibir esta mala noticia, ha hablado del daño que le hizo vivir con este estigma: “Ni siquiera se lo dije a mis padres”, recuerda.

Aunque ahora los medios para diagnosticarlo y tratarlo (por no hablar de la actitud de las autoridades ante el síndrome) estén ahora a años luz del panorama hace 40 años, el sida sigue siendo una amenaza, y es bueno que una serie como It’s A Sin nos lo recuerde. Para otra ocasión queda un show que explore el alcance de la pandemia en África, donde las cifras de contagios y víctimas han llegado a alcanzar extremos de genocidio.

Comparta sus opiniones