La formulación de dolutegravir para adultos sería segura y bien tolerada en menores de más de 20 Kg de peso

El hallazgo es importante para países de ingresos bajos, con alta incidencia de infección por el VIH y bajo acceso a formulaciones infantiles de antirretrovirales, aunque evidencia las deficiencias del sistema de distribución de medicamentos a nivel global

Un estudio publicado en The Lancet HIV ha concluido que las características farmacocinéticas (absorción, distribución, metabolismo y eliminación) de la formulación de 50mg de dolutegravir (Tivicay®) –la utilizada en adultos– serían seguras y similares a las autorizadas para la administración infantil para todos aquellos menores de más de 20 Kg de peso.

Estas conclusiones son especialmente importantes para países de ingresos medios o bajos, donde la simplificación de las pautas puede permitir un acceso precoz a los tratamientos antirretrovirales por parte de los menores. Cabe destacar que la disponibilidad de formulaciones infantiles de dolutegravir en países de ingresos bajos –donde la incidencia de la infección por el VIH es más alta– es muy limitada, mientras que la de la formulación de 50mg está mucho más extendida.

Sobre la base de estos hallazgos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha actualizado sus directrices de tratamiento incluyendo los comprimidos de 50mg como opción de tratamiento para menores con un peso a partir de los 20 Kg.

La combinación de dolutegravir y dos inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido o nucleótido (ITIN/ITINt) es uno de los principales tratamientos de primera línea, con acceso tanto en países de ingresos altos como en la gran mayoría de aquellos de ingresos medios o bajos.

A pesar de que la OMS recomienda también el uso de inhibidores de la integrasa en la primera línea de tratamiento de los menores con el VIH, esta recomendación es difícil de llevar a la práctica en entornos de recursos limitados por la poca o nula disponibilidad de formulaciones pediátricas. Del mismo modo, en dichos entornos, si se produce un fracaso virológico mientras el menor está en un tratamiento basado en un inhibidor de la proteasa, las opciones para establecer una nueva combinación pueden ser escasas o nulas.

En este contexto, un equipo de investigadores del estudio abierto ODYSSEY llevaron a cabo dos subestudios de farmacocinética y seguridad. ODYSSEY se estaba llevando a cabo en Uganda y Zimbabue y trataba sobre terapias antirretrovirales de inicio en menores.

El primer subestudio midió las características farmacocinéticas de todos aquellos participantes que habían sido distribuidos aleatoriamente al grupo con dolutegravir (a dosis pediátricas: 25mg una vez al día en menores con peso comprendido entre los 20 Kg y los 30 Kg y 35mg al día en aquellos con entre 30 Kg y 40 Kg de peso).

En el segundo subestudio, la mayor parte de los niños pasaron a tomar la dosis adulta (de 50mg) a excepción de diez participantes (con pesos comprendidos entre los 20Kg y los 25Kg) que recibieron 30mg al día de una formulación dispersable.

Los investigadores monitorizaron los niveles sanguíneos del fármaco en el periodo comprendido entre una toma y la siguiente dosis (24 horas después).

Un total de 62 menores de etnia negra participaron en el estudio. Tenían edades comprendidas entre los 6 y los 18 años y un peso de entre 20Kg y 40Kg. El estudio fue realizado entre 2016 y 2018.

La toma de la dosis de adultos produjo una exposición adecuada al fármaco y no se detectaron problemas de seguridad La concentración mínima de fármaco en los menores que participaron en el estudio fue similar a la observada en adultos.

La formulación dispersable de 30mg produjo una exposición al fármaco similar a los comprimidos de 50mg.

Aunque las concentraciones máximas observadas en los menores con pesos entre los 20Kg y los 25Kg fueron mayores que en adultos, el tratamiento fue, en general, seguro, con únicamente la detección de tres eventos adversos graves (meningitis criptocócica, anemia y neutropeniano vinculados por los investigadores al tratamiento.

Los resultados del presente estudio generan una sensación algo agridulce. Por un lado, no deja de ser una buena noticia para los menores con el VIH de países de ingresos bajos, ya que supone para ellos acceder a un tratamiento más moderno y tolerable que la mayoría de alternativas terapéuticas disponibles para ellos . Por otro lado, la parte negativa: existiendo formulaciones evaluadas con dosis específicas para menores, no deja de ser un fracaso del sistema de distribución de unos medicamentos esenciales –como son los antirretrovirales– a nivel global el hecho de tener que utilizar dosis de adultos superiores a las necesarias en niños . Aunque en el presente pequeño estudio farmacocinético no se han hallado problemas, medir la farmacocinética durante solo 24 horas puede obviar importantes efectos adversos a medio y largo plazo que podrían afectar a estas personas.