La ingeniería genética permite tratar el VIH con una única inyección

La técnica utiliza glóbulos blancos tipo B que serían modificados genéticamente dentro del cuerpo del paciente para secretar anticuerpos neutralizantes contra el virus del VIH que causa la infección.

Un estudio de la Universidad de Tel Aviv (Israel) presenta un tratamiento nuevo y único para el VIH, el virus que causa el sida, que puede convertirse en una vacuna o en un tratamiento único para las personas portadoras de este virus con VIH.

Los investigadores han diseñado un sistema que mediante ingeniería genético modifica los glóbulos blancos tipo B en el cuerpo del paciente para secretar anticuerpos anti-VIH en respuesta al virus.

El estudio ha sido publicado en « Nature Biotechnology».

Durante las últimas dos décadas, los tratamientos han logrado que una persona con VIH tenga una esperanza de vida similar a la de otra sin el virus y la a infección se ha cronificado.

Sin embargo, a día de hoy no existe una cura.

Pero, según este trabajo, una forma posible de hacerlo sería a través de una inyección única, desarrollada en el laboratorio de Adi Barzel en la Universidad de Tel Aviv. La técnica utiliza glóbulos blancos tipo B que serían modificados genéticamente dentro del cuerpo del paciente para secretar anticuerpos neutralizantes contra el virus del VIH que causa la infección.

Las células B son un tipo de glóbulos blancos responsables de generar anticuerpos contra virus, bacterias y más. Se forman en la médula ósea y, cuando maduran, B pasan al sistema sanguíneo y linfático y de allí a las diferentes partes del cuerpo.

«Hasta ahora, solo unos pocos científicos, habíamos podido diseñar células B fuera del cuerpo, y en este estudio hemos sido los primeros en hacer esto mismo dentro del cuerpo y hacer que estas células generar los anticuerpos deseados La ingeniería genética se realiza con portadores virales derivados de virus que fueron diseñados para no causar daño, sino solo para llevar el gen codificado para el anticuerpo a las células B en el cuerpo», explica Barzel.

La ingeniería genética se realiza con portadores virales derivados de virus que fueron diseñados para no causar daño, sino solo para llevar el gen codificado para el anticuerpo a las células B en el cuerpo

Además, añade, «en este caso hemos podido introducir con precisión los anticuerpos en un sitio deseado en el genoma de las células B. Todos los animales modelo a los que se les administró el tratamiento respondieron y tenían grandes cantidades del anticuerpo deseado en la sangre. Producimos el anticuerpo de la sangre y se aseguró de que fuera realmente eficaz para neutralizar el virus del VIH en la placa de laboratorio».

La edición genética se realizó con las tijeras moleculares CRISPR. Esta es una tecnología basada en un sistema inmunológico bacteriano contra virus. Las bacterias utilizan los sistemas CRISPR como una especie de ‘motor de búsqueda’ molecular para localizar secuencias virales y cortarlas para desactivarlas.

Explica otro de los investigadores, Alessio Nehmad, «incorporamos la capacidad de un CRISPR para dirigir la introducción de genes en los sitios deseados junto con las capacidades de los portadores virales para llevar los genes deseados a las células deseadas. Por lo tanto, podemos diseñar el células B dentro del cuerpo del paciente. Usamos dos portadores virales de la familia AAV, un portador codifica para el anticuerpo deseado y el segundo portador codifica el sistema CRISPR. Cuando el CRISPR corta en el sitio deseado en el genoma de las células B, dirige la introducción del gen deseado: el gen que codifica el anticuerpo contra el virus del VIH».

Cuando las células B diseñadas se encuentran con el virus, el virus las estimula y las alienta. para dividir, por lo que estamos utilizando la causa misma de la enfermedad para combatirla

Si el virus cambia, las células B también cambiarán para combatirlo, por lo que hemos creado el primer medicamento que puede evolucionar en el cuerpo y eliminar a los virus

Barzel destaca que este un tratamiento innovador que puede controlar al virus con una sola inyección, con el potencial de lograr una gran mejora en la condición de los pacientes. «Cuando las células B diseñadas se encuentran con el virus, el virus las estimula y las alienta. para dividir, por lo que estamos utilizando la causa misma de la enfermedad para combatirla».

Una importante ventaja, destaca Barzel, es que si el virus cambia, las células B también cambiarán para combatirlo, «por lo que hemos creado el primer medicamento que puede evolucionar en el cuerpo y eliminar a los virus».

Basándonos en este estudio, concluye, «podemos esperar que en los próximos años podamos producir de esta misma manera un medicamento para el VIH, pero también para otras enfermedades infecciosas y para ciertos tipos de cáncer causados por un virus, como el cáncer de cuello uterino, el cáncer de cabeza y cuello, etc.».

Comparta sus opiniones