Operación Denver: la campaña de desinformación de la KGB para hacer creer que el VIH/sida fue inventado por EE.UU. (y sus letales consecuencias)

La pandemia de covid-19 ha desatado un sinnúmero de teorías conspirativas y campañas de desinformación.

Los rumores van desde que el virus se escapó de un laboratorio en Wuhan hasta que fue creado por EE.UU. como “un arma de guerra” para interrumpir el crecimiento económico chino.

Pero las campañas de desinformación no se limitan a la pandemia.

Hace un par de semanas, Facebook eliminó una red de cuentas falsas y páginas “creadas por agentes rusos” que habrían contratado a periodistas estadounidenses para que escribieran artículos criticando al candidato demócrata a la presidencia Joe Biden.

Si bien las campañas de desinformación han proliferado con la llegada de las redes sociales, ya existían antes de la gran revolución que popularizó el internet.

Y en la década de 1980, en plena Guerra Fría, se ejecutó la que tal vez fue una de las más grandes de la época, bautizada por la Stasi -el órgano de inteligencia de la República Democrática Alemana- como “Denver”, conocida popularmente como “Operación Infektion“.

Al comenzar aquella misión, los cuerpos de inteligencia del Bloque del Este sabían que para que la campaña tuviera éxito los mensajes de desinformación debían corresponder “al menos parcialmente a la realidad o a opiniones generalmente aceptadas”, como lo describe Ladislav Bittman -que se desempeñó como oficial de inteligencia especializado en desinformación en la extinta Checoslovaquia- en su libro “La KBG y la desinformación soviética”.

Por eso la KGB, la agencia de inteligencia de la Unión Soviética, y la Stasi decidieron respaldar la teoría de que el VIH/sida había sido creado por el Pentágono en un laboratorio en Fort Detrick (Maryland) para ser utilizado contra otras poblaciones, como los pueblos africanos, y las comunidades afroestadounidenses y LGTB+ en EE.UU.

Se desconoce la razón por la que se escogió el nombre “Denver”, pero algunos expertos sospechan que fue simplemente un error.

“También se le denominó ‘Detrick’ y ‘Pandem’. Denver pudo haber sido un error o (consecuencia de) un conocimiento pobre de la geografía (estadounidense)”, le dice a BBC Mundo el historiador Christopher Nehring, titular de un doctorado en Inteligencia e Historia de Europa del Este de la Universidad de Heidelberg, Alemania.

El origen del rumor

El 17 de julio de 1983, el diario prosoviético Patriot, impreso en India, publicó en su primera página un artículo con el título: “El sida podría invadir a India: la misteriosa enfermedad fue causada tras experimentos en EE.UU.”.

El artículo citaba como fuente a un “respetado científico y antropólogo estadounidense” que prefería “mantenerse en el anonimato” y que le había enviado una carta al editor del periódico desde Nueva York advirtiéndole sobre el asunto.

El “respetado científico” señalaba que “la misteriosa enfermedad” había sido fabricada por el Pentágono y que en el maquiavélico plan estaban involucrados científicos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ de Estados Unidos (CDC).

El artículo publicado por Patriot fue citado por el semanario soviético Literaturnaya Gazeta en 1985 y de allí “la noticia” se divulgó en decenas de periódicos en todo el mundo.

La teoría ganó más fuerza cuando el biólogo negacionista de la Alemania comunista Jakob Segal publicó un estudio de 47 páginas, conocido como el reporte Segal, en donde defendía la tesis de origen soviético.

La existencia de la famosa carta que habría originado el rumor nunca fue confirmada.

Según un documento del Departamento de Estado publicado en 1987, el periódico Patriot fue creado por la KGB en 1962 “para desinformar”.

El objetivo de la misión

Durante la Guerra Fría -que se extendió desde finales de la II Guerra Mundial hasta la disolución de la Unión Soviética en 1991- el Bloque del Este buscaba cualquier oportunidad para desprestigiar a los occidentales y viceversa.

“La Operación Denver fue diseñada para socavar la imagen de Estados Unidos en el mundo, especialmente en África, Asia y los llamados países en desarrollo”, explica Nehring, quien es también coautor de un amplio estudio sobre esta campaña de desinformación publicado por el Comisionado Federal para los Registros de la Stasi de Alemania.

“En algunos países se utilizó especialmente para suscitar sentimientos negativos contra las bases militares de EE.UU. y la presencia estadounidense en esos países. Y en las sociedades occidentales, el propósito era fomentar el descontento y el malestar, haciendo que las poblaciones desconfiaran de Estados Unidos y de sus propios gobiernos”, agrega.

La teoría de que el VIH/Sida fue una creación del hombre ya estaba ganando adeptos por su cuenta, pero los soviéticos no desperdiciaron la oportunidad para desacreditar a EE.UU., sus más férreos rivales, y se afincaron aún más cuando la comunidad científica comenzó a decir que el origen del virus era natural y que probablemente el virus había sido transmitido de primates no humanos a humanos en África.

“Muchos africanos lo vieron como un acto de racismo“, destaca Douglas Selvage, historiador de la Universidad Humboldt de Berlín y experto en el bloque soviético, la KGB y la Stasi.

“La gente comenzó a preguntarse: ‘¿Por qué asumen que vino de África’, pese a que había razones para pensarlo. Por ejemplo, las tasas de infección eran altas en ciertas partes de África. Aun así, muchos africanos pensaron que se les estaba acusando de ser de alguna manera responsables del virus y por eso rechazaban el consenso al que había llegado la comunidad científica”.