Niños infectados con VIH no están recibiendo tratamiento, según informe de ONUSIDA

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) actualizó los números sobre la epidemia mundial de SIDA, algunos alentadores, como el hecho de que están ocurriendo menos muertes por la enfermedad.

Sin embargo, sigue registrándose numerosas nuevas infeccioes, y lo más preocupante: solo la mitad de los niños infectados con VIH, el virus que causa el SIDA, están recibiendo tratamiento para su afección.

Reducen las infecciones en algunos lugares, aumentan en otros

El informe reveló que solo en 2019, se registraron alrededor de 1.7 millones de nuevas infecciones por VIH, un 23 por ciento menos que en 2010, pero muy por debajo del objetivo de reducción del 75 por ciento planteado.

También destaca el hecho de que mientras en África oriental y meridional se han reducido las infecciones, están aumentando en otros países. Desde 2010, hubo un aumento de aproximadamente 20 por ciento de las infecciones por VIH en América Latina, Oriente Medio y África del Norte, y un 72 por ciento en Europa oriental y Asia central.

Las infecciones infantiles sigue ocurriendo y no reciben tratamiento

Unos 38 millones de personas tienen VIH, según el últim informe de ONUSIDA. 81 por ciento de ellas están al tanto de ello, y solo alrededor de 25,4 millones están en tratamiento, el triple del número desde 2010.

Entre ellos, 67 por ciento de los adultos están recibiendo tratamiento, pero trágicamente solo 53 por ciento de los niños y los adolescentes infectados lo están recibiendo, dejando a 840,000 con menores probabilidades de salvar sus vidas.

“Estamos haciendo grandes progresos contra la epidemia del VIH… pero la mala noticia es que los niños están rezagados”, dijo el Dr. Shannon Hader, subdirector ejecutivo de ONUSIDA, el lunes durante una conferencia internacional sobre el SIDA.

“Tenemos países en otras regiones que están creciendo una próxima ola de epidemias entre los jóvenes. Todavía vemos a 150,000 niños infectados por el VIH cada año”.
“Esa es una mancha en nuestra conciencia … porque los tratamientos están ahí”, dijo a directora ejecutiva de ONUSIDA, Winnie Byanyima.

“Me rompe el corazón que 4.500 niñas, mujeres jóvenes , fueran infectadas cada semana en África, ¡todas las semanas! Son muchas veces, tres o cuatro veces más vulnerables que los niños y los hombres de la misma edad debido a las normas sociales, debido a falta de educación y oportunidades”.

Por ejemplo, en África subsahariana, las niñas y las mujeres jóvenes conforman 10 por ciento de la población, pero representan el 25 por ciento de las nuevas infecciones por VIH. En estos países, muchas mujeres embarazadas ni siquiera se hacen las prueba, o no tienen acceso a medicamentos que pueden prevenir la propagación del virus a sus bebés.

En 2019, hubo 690,000 muertes relacionadas con el SIDA, un 39 por ciento menos que en 2010, pero esta cifra aún está por debajo del objetivo de menos de 500,000 que se había planteado para este año. Los niños representaron 95,000 de esas muertes.

Otro punto de atención, además de garantizar el tratamiento a una mayor cantidad de niños con VIH, es mejorar la forma en que se administra ya que “es realmente difícil” ser un niño y tomar una tableta todos los días por el resto de los días. Y además, evitar la estigmatización intentando ocultar la afección.

Impacto de la pandemia de COVID-19

Los representantes de la ONUSIDA también reconocen que las actuales condiciones causadas por la pandemia de COVID-19 están afectando el cumplimiento de los objetivos de erradicación del VIH y SIDA.

Hace cuatro años, las Naciones Unidas establecieron objetivos para reducirlas infecciones por VIH y mejorar el tratamiento para finales de 2020, pero la pandemia está perjudicando el acceso a la atención. “Ya estábamos desviados para los objetivos de 2020, pero COVID-19 amenaza con volarnos por supuesto”, dijo Byanyima.

De hecho, una encuesta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló que 73 países están en riesgo de quedarse sin medicamentos contra el VIH, y 24 ya tienen suministros críticamente bajos de los mismos. El mismo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la agencia, reconoció que “el acceso a los medicamentos contra el VIH se ha reducido significativamente”.

Los suministros de medicinas y condones para prevenir la infección se han interrumpido debido a los bloqueos, y muchas clínicas no están funcionando. Además, muchos pacientes con VIH habrán retrasado la búsqueda de atención médica por miedo a contraer el coronavirus, y muchos ni siquiera reciben los medicamentos a domicilio por miedo al estigma.