Condones femeninos gratuitos, eficaz solo con educación sexual

No importa si las mujeres residen en el norte o en el sur del país, algo que las una es que mientras han solicitado los métodos anticonceptivos que proporciona el sector salud, han tenido que pasar malas experiencias, como ser juzgadas por su vida sexual, así como obligadas a utilizar los que ellas no quieren; por lo que, esperan que esta nueva estrategia también se base en mejorar el trato del personal de salud.

En el marco del Día Internacional de la Juventud, Luis Antonio Ramírez Pineda, Director General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) informó que, a partir del mes de septiembre, las unidades de salud ofertarán dentro de su catálogo de métodos anticonceptivos los condones femeninos, como parte de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente (ENAPEA).

Según Ramírez Pineda, este programa será gratuito y abierto a derechohabientes y a la población en general, por lo que las y los adolescentes a partir de los 10 años podrán acudir a cualquiera de las 113 unidades médicas de todo el país para solicitar la orientación en temas referentes a la sexualidad, violencia en el noviazgo y salud mental.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, este es un método muy efectivo, ya que se estima que por cada 100 mujeres que lo usan, entre 3 y 15 pueden resultar embarazadas, ya que todo depende de su uso correcto, por lo que su efectividad es del 95%.

El condón femenino, es un dispositivo utilizado para la planificación familiar. Al igual que el condón masculino, crea una barrera para impedir que el espermatozoide logre llegar al óvulo.

Es una funda transparente, hecha de nitrilo y poliuretano, que cuenta con dos anillos de plástico (uno en cada extremo) y contiene lubricante. El anillo del extremo cerrado se usa para facilitar la inserción y mantener el condón adherido al cuello uterino, el del extremo abierto es más ancho y permanece fuera de la vagina cubriéndola.

En las farmacias, es más común encontrar los preservativos masculinos, por lo que, para las mujeres, esta es una buena oportunidad de acceder a otros métodos para cuidar su salud sexual, ya que, al ser gratuitos, es un apoyo para la economía, ya que, al ser muy poco usual, el condón femenino más barato puede costar cerca de 80 pesos, sin embargo, tienen que adquirirse a través de internet o bien, con lotes de 5 a 10 piezas para encontrar un mejor precio.

Parte de las estrategias que implementa dicho sector de salud, también depende de la administración de cada una de las unidades médicas, puesto que, de norte a sur, las usuarias de los servicios médicos señalan que la iniciativa es buena para prevenir las enfermedades de transmisión sexual, sin embargo, la burocracia con la que se manejan dichas instituciones interfiere en la atención que éstos proporcionan.

Liliana Flores, chiapaneca originaria de Comitán, son algunas de las usuarias de los servicios de salud y como derechohabientes de dicho sector mencionan que, esta iniciativa es una oportunidad para las mujeres jóvenes de México, más les preocupa que el procedimiento para solicitarlos.

“Es una muy buena iniciativa el hecho de que se promuevan métodos anticonceptivos de fácil acceso para las mujeres, pero no solo es el hecho de compartir los condones o proporcionarlos de manera gratuita sino garantizar que éstos van a llegar a todas las personas, que no van a ir y hurgar en tu vida sexual” señala Liliana Flores.

Flores comenta que, en alguna ocasión acudió a los servicios de salud de Comitán, pues es donde ella reside, a solicitar preservativos como parte de un experimento para evaluar la calidad de la atención en las clínicas, pero que no tuvo buenos resultados, lo que deja ver la mala organización de las instituciones para facilitar a la población el acceso a los métodos de planificación familiar.

“Hicimos un experimento y acudimos al hospital general, donde no nos dieron y en el hospital de la mujer si los proporcionaron, pero bajo muchas trabas, ya que te preguntan tu edad, cuantas parejas sexuales has tenido, desde cuando eres sexualmente activa  e incluso piden que llegues acompañada de tu pareja para que te los den” añade, por lo que, destaca que se deben de implementar estrategias también en los procesos de atención a las usuarias para garantizar que sean atendidas conforme a derecho.

Flores asegura que se ha sentido incómoda al momento de solicitar la orientación y sobre todo, al pedir que se le otorguen los métodos anticonceptivos en las clínicas, lo que para otras mujeres puede ser un factor por el cual algunas no se animan a solicitarlos o bien, no sigan usando los métodos que se les proporcionan con tal de dejar de sentirse juzgadas por su sexualidad.

Señala que es importante que todas las instituciones de salud quieran acerca los métodos anticonceptivos, sobre todo a los jóvenes, pero que también deben poner espacial atención a la hora de seleccionar a las personas que van a trabajar con la población, proporcionándoles la orientación que necesitan.

“Además de esta iniciativa, se tienen que proponer campañas de educación sexual cercana a los jóvenes con personas que conecten con ellos para garantizar una educación sexual integral y que realmente ellos sepan cómo usar estos métodos. En lo personal yo no cómo era el uso del condón femenino hasta la universidad y fue por una charla que nos dieron” finaliza, haciendo hincapié en la relevancia de que dicha iniciativa sea profunda y revolucione la atención que se les proporciona a las mujeres en los centros de salud y clínicas.

Por su parte, Samantha Peña Hernández, miembro de la cooperativa “Autodefensas Feministas” y cofundadora del colectivo “Entre amigas nos acompañamos”, indica que esta iniciativa tiene que contribuir a disminuir los embarazos adolescentes y, por ende, promover los derechos sexuales y reproductivos de las mexicanas.

Muy pocas mujeres son los que lo usan por lo tanto el mercado ha fabricado pocas unidades y la distribución en México es muy baja, para Chiapas es aún más, indica la experta, puesto que resalta que, el uso de este condón va implicar un autoconocimiento y también una autoexploración en el cuerpo de las mujeres algo que, debido a la cultura machista, es mal visto para la sociedad.

“Si somos mujeres que nos cuesta un poco de trabajo conocernos o tocarnos las partes de nuestro cuerpo, pues seguramente esto no va ser cómodo. Sin embargo, es el único método, incluso el condón masculino no lo hace, que nos puede proteger de muchas infecciones de transmisión sexual como el virus del papiloma humano, que puede llegar a causar cáncer de útero” añade Peña Hernández.

Este condón. tiene dos aros uno interno y otro externo y en pocas instituciones e incluso en redes de información, señala, van a tocar el punto del placer, ya que durante la penetración del glande puede sentir el aro interno y el aro exterior va a tener contacto con el clítoris, lo que puede que, para algunas mujeres sea más placentero.

«Felicitamos esta iniciativa ya que sabemos que entregar métodos anticonceptivos no corresponde garantizar los derechos sexuales y reproductivos sino más bien es una gama de estrategias que van más allá y debemos empezar a difundir asuntos de nuestro cuerpo y la exploración. Vamos a esperar a ver qué requisitos cuáles van hacer los trámites necesarios y ojalá se puedan ir garantizando estos derechos, sobre todo en adolescentes, que es la población vulnerable. Chiapas ocupa uno de los altos índices en embarazos no deseados con adolescentes” destaca.

Respecto a las dificultades que han tenido otras mujeres a la hora de solicitar métodos anticonceptivos en sus localidades, Samantha Peña Hernández señala que desde Entre amigas nos acompañamos”, también han atestiguado dichos obstáculos, por lo que es importante que las mujeres que sean blanco de ellos denuncien de manera pública estas situaciones.

«En alguna ocasión una chica llegó a un centro de salud en San Cristóbal de las Casas, pidió una pastilla anticonceptiva de emergencia y pues la juzgaron por ser menor de edad y ahí le estaban preguntando qué porqué no llegó el novio, porqué me llegó la mamá, etcétera, cuándo pues es obligación del sistema de salud ofrecer estos servicios y garantizar los derechos que nos corresponde” finaliza.