Datos y cifras sobre el VIH/Sida.

El VIH, continúa siendo uno de los mayores pro­blemas de salud pública mundial y ha cobrado casi 33 millones de vidas. Sin embargo, el acceso a métodos de prevención, prue­bas de diagnóstico, tratamientos y atención más eficaz, incluidas las infecciones derivadas, han convertido al VIH en un problema de salud crónico que permite que los portadores tengan una vida normal, larga y saludable.

Datos relevantes sobre la infección de VIH, según la OMS

  • Se estima que a finales de 2019 había 38 millones de per­sonas con el VIH.
  • En 2019, el 68%% de los adultos y el 53% de los niños con el VIH estaban en tratamiento antirretrovírico (TAR) de por vida.
  • 85% de las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia con VIH también estaban en tratamiento con antirretrovira­les, lo que no solo protege su salud, sino que también pre­viene que transmitan el virus a sus hijos.
  • A finales de 2019, se estima que el 81% de las personas con el VIH conocían su estado serológico. El 67% del total estaba en tratamiento antirretrovírico y el 59% había logrado suprimir el virus y el riesgo de infectar a otros.
  • Entre 2000 y 2019, los casos nuevos de VIH disminuyeron en un 39% y las muertes relacionadas bajaron un 51%, y se salvaron 15,3 millones de vidas salvadas gracias al TAR.
  • Debido a las deficiencias en los servicios relacionados con el VIH, en 2019 murieron 690,000 personas por causas rela­cionadas con el VIH y 1,7 millones de personas se infectaron.
  • En 2019, los grupos de población clave y sus parejas se­xuales representaron más del 60% de todas las nuevas in­fecciones por el VIH en el grupo etario de 15 a 49 años (se estima que un 62%). En cada una de las siguientes regio­nes: Europa (oriental, central y occidental) y Asia central, Asia y el Pacífico, América del Norte, Oriente Medio y el Norte de África, estos grupos representaban más del 95% de las nuevas infecciones por el VIH.
  • La OMS define como poblaciones clave a aquellas per­sonas de determinados grupos que corren un mayor ries­go de adquirir el VIH en todos los países y regiones. Los grupos de población clave son: hombres que tienen rela­ciones sexuales con hombres; personas que se inyectan drogas; personas recluidas en cárceles y otros entornos cerrados; trabajadores sexuales y sus clientes; y perso­nas transgénero.
  • Debido a las circunstancias de vida, otros grupos clave pue­den ser particularmente vulnerables y correr un mayor riesgo de infección por el VIH, como las adolescentes, mujeres jó­venes de África meridional y oriental y pueblos indígenas.
  • Más de dos tercios de todas las personas con VIH viven en África (25,7 millones).
  • El VIH se puede diagnosticar mediante pruebas rápidas que pueden proporcionar resultados el mismo día. Cada vez se dispone de más autopruebas de detección del VIH, que constituyen una alternativa eficaz y aceptable de in­crementar el acceso a las personas a las que no llegan los servicios de salud. Las pruebas rápidas y las autopruebas de detección del VIH han facilitado el diagnóstico, la vincu­lación con el tratamiento y la atención.
  • Aunque no existe cura para la infección por el VIH, el trata­miento con antirretrovíricos eficaces permite mantener con­trolado el virus y prevenir la transmisión a otras personas.